Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias 2014, ¡Profesor Corma!

zeolita jpgSi estáis alguno esperando por el siguiente artículo sobre STN, o Questel, prometemos que aparecerá pronto en esta sección. Pero esta semana tenemos que “aprovecharnos” del buen nombre del Profesor Corma a la vez que le felicitamos desde nuestra modesta posición de “patentólogos”.

Y digo bien, “aprovecharnos”, porque también estamos orgullosos de haber tramitado algunas de sus patentes, y hay que decir que siempre ha sido un placer “molestarle” para preguntarle si la zeolita ITQ-32 podría ser preparada con algún otro elemento, o si tenían más ejemplos a mano para convencer al examinador estadounidense, en su obstinada afirmación de que “the inventor was not in possession of the invention”. Y le prometo, Sr. Examinador, que en este caso el inventor sí estaba en posesión de la invención, de esa invención y de muchas otras…

Invenciones todas ellas que nos facilitan la vida, que cuidan el aire que respiramos, que ayudan a que nuestras medicinas produzcan el efecto deseado de la mejor manera. Todo esto es parte de la gran contribución al “estado de la técnica” como decimos los de las patentes, de una persona, que con ayuda de sus colaboradores, y dando ejemplo desde la mayor discreción comienza bien temprano cada mañana a pensar en una solución para el siguiente problema, una solución que lo será también para los que ignoran esta actividad silenciosa, para amigos y para desconocidos, para los que a esa hora aún no se han levantado.

Hoy sí le voy a llamar muy alto “Profesor Corma”, aunque durante esas conversaciones sobre zeolitas ITQ y procedimientos de oxidación de alquenos, decía que le llamara Avelino.

Esto es un ¡bravo! para la ciencia española, que se pone un puntito más arriba, pero sobre todo hay que decir ¡bravo, bravo por Avelino Corma! Y también ¡Gracias!.

Seni Cueto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *