¡”Innovación 13″! Píldoras sobre el “IV Foro para la competitividad empresarial”

Tal como reza el título, esto son píldoras informativas sobre el encuentro del pasado martes en el Hotel Auditorium de Madrid (“Innovación 13, IV Foro para la competitividad empresarial”), organizado por Global Meeting, promovido por el Ministerio de Competitividad e Innovación, con la participación de la Oficina Española de Patentes y Marcas, y empresas como ADIF, Repsol, Telefónica, Gamesa o Iberdrola.

Aunque todo esto se puede leer en las presentaciones que según han dicho, estarán accesibles a través de internet, quiero destacar alguna información que escuché en las sesiones a las que acudí.

Nos han recordado datos como los que siguen:

– en España se dedicó en 2011 el 1,33% del PIB a investigación, el 1,39% en 2012, mientras que se dedica el 1,91% en otros países de la Unión Europea;

– en España hay apenas 1000 empresas de más de 250 empleados que realizan I+D, de ellas solo 584 tienen un departamento de I +D;

– las empresas Telefónica y BBVA hacen el 20% de toda la actividad de I + D que se desarrolla en España;

– Alemania lleva a cabo 299 proyectos de transferencia tecnológica por cada 100.000 habitantes, mientras que España por ese mismo número de habitants sólo lleva a cabo 34,

– aunque las cosas han mejorado en la política de patentes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas  (CSIC), esta institución que es el mayor organismo público de investigación en España, aún tiene solamente 30 personas dedicadas a comercialización de proyectos;

– el número de patentes españolas representa el 1% en la Unión Europea, mientras que el peso de la economía española en la UE representa el 8%.

Después de estas píldoras que deben servir para “ponernos las pilas” en innovación e investigación tanto en empresas como en centros de investigación y universidades, vamos con otras más alentadoras:

Ha sido reconfortante en medio del pesimismo nacional reinante oir datos positivos  de alguna empresa española que empezó a funcionar hace pocos años en pocos metros cuadrados, pero con  mucho entusiasmo por parte de sus fundadores. Estoy hablando de Biópolis S.L., una spin-off del CSIC con sede en  Valencia  dedicada  a la tecnología agroalimentaria, en la que España es líder, y fundada por el Dr. Daniel Ramón. También es destacable la posición en el mercado de Oncovisión, vendiendo alta tecnología para diagnóstico de tumores en 31 países y nacida sobre la base de la investigación desarrollada por el Dr. José María Benlloch a quien tengo el placer de conocer personalmente y con el que he colaborado en la tramitación de alguna de las patentes que protegieron los inicios de la tecnología que con tanto éxito están poniendo al servicio de todos.

También me ha gustado enterarme de que el CSIC ayuda a la creación de una media de cinco a seis empresas cada año, que nacen gracias a los resultados de los investigadores.

Y para que el dinero para investigación / innovación, tanto a nivel de estado como europeo, caiga en buenas manos, es importante saber que para acceder a financiación del programa europeo “Horizonte 2020” no bastará con poner un esbozo de proyecto en un folio, sino que habrá que demostrar que se tiene un proyecto serio, con interés para el mayor número posible de personas, y que no se estarán duplicando esfuerzos y dinero. Es más, podría una entidad o incluso una región europea no recibir los fondos previstos hasta que no cumpla determinadas condiciones relacionadas con la calidad de los proyectos que exponga y que serán analizados a nivel de administración europea. Ha sido necesaria esta “amenaza” de la Unión Europea después de haber visto que hasta ahora un porcentaje de fondos no fue correctamente usado. En otras palabras: que la investigación tanto pública como privada debe estar sometida a un control de calidad desde el comienzo de cualquier iniciativa. Esto conllevará un ahorro grande en investigación / innovación, una mejora de la calidad las publicaciones científicas en general, y entre ellas de las patentes, además de mejora de prestigio y más oportunidades de progreso.

Y no debemos olvidarnos de la protección adecuada de cualquier desarrollo tecnológico tanto al nivel de investigación básica como próxima a la aplicación práctica, porque sin duda ayuda a mover el engranaje del progreso; podemos preguntárselo hasta al chef Mario Sandoval que ha obtenido una licencia del CSIC sobre una patente que se refiere al hidrolizado de clara de huevo……¡hasta a la alta cocina llegan las patentes!.

 Seni Cueto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *