Patents, patents, more patents!. Delphion.

lbreriaWe devoted our previous article on patent and scientific / technological databases to Thompson Reuters (more specifically Derwent and WOK). Just a final comment on Derwent: If we want to make a real single Derwent search we must, before searching the full Derwent collection, submit a billing activation form, agreeing to the terms of use and see the information on pricing.

A meaningful search in Derwent could be made in the Derwent Innovation Index, so that we simultaneously search patent and scientific literature.

We would like to take a new step in our journey through patent database collections. Let’s focus our attention on Delphion today. What you will read below can be found at the Delphion web site, but of course, not at a glance!

Delphion was originally an IBM database, but it is nowadays handled by Thompson Reuters. It contains exclusively patent literature. We can find therein information – and “information” herein does not mean the fulltext and images in all the cases – on:            – United States applications and  patents since 1790,                                                           – German applications and patents since 1968,                                                                     – European applications since 1979 and European patents since 1980,                          – abstracts of Japanese patents since October 1976,                                                           – PCT applications since 1990                                                                                                    – Swiss patents since 1978 and                                                                                                 – INPADOC information. INPADOC is a database created and maintained by the European Patent Office that contains patent family documents from 71 world patent signatories and legal status information from 42 patent offices.  It is publicly available.

A basic suscription to DELPHION costs  US $ 181 a month (Delphion Premier), and the most complete suscription costs US $ 361  a month (Delphion Unlimited).

One cannot say that it is cheap taking into account that we can consult INPADOC for free (which includes information on patents from the former German Democratic Republic for example since at least 1950, as we shall see if a future article), as well as the United States Patent Office web site for the search of US patents and applications, and similarly visit other national patent office web sites for national patents. This is worth considering when taking into account that the countries mentioned above are countries with a web site that allows to effect the same search as through Delphion (in any case, no patents available from Uruguay, for example, previous to year 2000, which also count as state of the art documents!). From this point of view, and also, bearing in mind that  a search is never perfect, one can have doubts about Delphion being the most recomendable data collection for effective searches. Of course, the free accession to all these collections instead of searching them through Delphion will be more time consuming. It is a question of deciding what we do prefer: saving time or money.

Finally, the possibility must be mentioned to freely register at Delphion with access to US patents and to the search by number to international patents. The problem is that to search by number, you previously need to have searched in another database to find out the number!.

                           Seni Cueto

Búsquedas de patentes: la tierra no es redonda, es larga y ancha

MAPA MUNDI

En el artículo anterior hemos visto los tipos de búsqueda de documentos según nuestras necesidades. Vamos a ver dónde encontrar lo que queremos. Hay muchas colecciones de documentos y hay que conocerlas para saber qué nos ofrece cada una.

Muchas entidades públicas y privadas ofrecen el servicio de búsquedas. Ante tantas opciones tendemos a pensar que cuando pagamos más por un servicio, debe ser porque es mejor, aunque no tiene por qué ser cierto. Vamos a comentar hoy una de las herramientas de búsqueda de pago más utilizadas: DERWENT.

Decir Derwent es decir Thompson Reuters. Pero se puede acceder a Derwent a través de otras plataformas como Questel, Delphion, Dialog o STN. Podemos perdernos fácilmente en esta maraña de posibilidades, datos, referencias. En ella encontramos diversas opciones de suscripción y búsqueda según si nos interesa una materia específica (química, electrónica, etc..), si nos interesa el texto completo de documentos, si nos interesan las patentes, la literatura científica o ambas, si nos interesa un periodo de tiempo específico, o queremos obtener documentos con un tipo de listado concreto etc.

No obstante como principales opciones en Derwent tenemos la Web of Science, el Derwent World Patent Index (DWPI), y el Thompson Innovation, que comentaremos a continuación.

Podemos suscribirnos a la Web of Science: Dentro de la colección de artículos, libros, patentes etc, el 78 % del contenido pertenece a ciencias naturales, el 22 % restante a ciencias sociales, arte y humanidades. Además, dentro de Web of Science podemos elegir disciplinas limitando la búsqueda en bases más concretas como Biological Abstracts, CAB Global Health, Derwent Innovation Index, Inspec, Medline, Web of Science Core Collection…

Si queremos saber más sobre el contenido de cada uno de estas sub-colecciones, podemos visitar http://wokinfo.com/products_tools/products/. Por ejemplo, por citar una de ellas: en BIOSIS Citation Index encontraremos artículos de más de 5.300 revistas y publicaciones desde 1926, más de 21 millones de registros, más de 2,6 millones de documentos, de meetings y conferencias, patentes estadounidenses etc sobre ciencias de la vida.

Otra de las sub-colecciones mencionadas, Inspec, incluye contenidos de física, tecnología eléctrica / electronica, informática, ingeniería de control,   tecnología de la información, o ingeniería mecánica de producción, y es actualizada semanalmente.

Un último ejemplo de estas colecciones incluidas en la Web of Science es el Derwent Innovations Index (DII), que incluye la opción de busca de patentes citadas al unificar los datos del Derwent World Patents Index (comentado a continuación) y el Derwent Patents Citations Index.  DII también permite buscar por compuestos químicos gracias al Derwent Chemistry Resources.

Es decir, cualquiera de estas sub-colecciones de la Web of Science es un mundo en sí misma.

Podemos suscribirnos a la segunda opción: Derwent World Patents Index (DWPI), según ellos son la base documental de patentes más usada en el mundo. Y en realidad deber ser así, pues muchas universidades, organismos de todo tipo incluyendo oficinas de patentes como la española, la usan. Podemos registrarnos durante un mes gratis ¡menos da una piedra!. En la página web de Derwent encontramos un mapa (el que se muestra en este artículo) que nos lleva inmediatamente a ver la cobertura de la base de datos en cada país y la fecha desde la cual se recopila la información para ese territorio.

Con un clic sobre uno de las zonas coloreadas encontramos el listado de países para ese área, con un punto verde a la derecha si es un miembro del Convenio Europeo de Patentes (EPC) o un punto rojo si es miembro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO/OMPI), o ambos en caso de que el país pertenezca a los dos convenios. Pinchando aún sobre el nombre de los países que se ven en color azul accedemos a información adicional sobre su oficina de patentes etc.

Cada año se añaden al DWPI más de 1,5 millones de nuevas invenciones de más de 3,5 millones de patentes, procedentes de países miembros del EPC, de la WIPO o de oficinas de patentes nacionales.

Por ejemplo podemos encontrar datos de patentes de los siguientes países desde las fechas señaladas:

Argentina: desde 1975
Bélgica: desde 1963
Canadá: desde 1963
Checoslovaquia: desde 1963
Alemania: desde 1963
Alemania Oriental: desde 1964
Hungría: desde 1974
Filipinas: desde 1992
Vietnam: desde 2010
Unión Soviética, Reino Unido, Suiza: desde 1963

No olvidemos que países que ahora no existen produjeron muchas patentes y bibliografía científica durante su existencia, así que hay que incluirlos.

También hay que tener en cuenta DWPI para las búsquedas en química y farmacia, porque ofrece aspectos ventajosos respecto a otras, pues originalmente se creó la base para estas disciplinas.

A pesar de todo, lo más antiguo en DWPI es de 1963. ¡Hay patentes desde mucho antes que no debemos perder en una búsqueda de estado de la técnica!.

Hay que añadir que Thompson  para estas bases de datos, a diferencia de otras, genera sus propios resúmenes de los documentos y sus herramientas de búsqueda como las palabras clave. Esto se considera una ventaja en cuanto a que cada documento que va a formar parte de la base, ha pasado por las manos de un experto.

Thompson Reuters también ofrece una herramienta adicional que aúna de algún modo las dos anteriores al incluir bibliografía científica y patentes, llamada Thompson Innovation: incluye literatura científica y patentes de Europa, América y Asia, el Derwent World Patent Index, comentado anteriormente, e INPADOC (base de datos de la Oficina Europea de Patentes que comentaremos otro día). Hay tres tipos de suscripciones según el alcance y resultado de las búsquedas que nos interesen: Analyst, Pro y Express. Para saber realmente el precio de cada suscripción es necesario contactar directamente con Thompson Reuters y preguntar. Para todas las suscripciones hay un mínimo de información (una ingente cantidad) disponible que es el Core Patent Data cuyo contenido se puede ver en:

http://www.thomsoninnovation.com/tip-innovation/support/help/subscription_options.htm.

Si hemos oído hablar de ISI Web of Knowledge (WoK), ahora llamada simplemente Web of Knowledge, debemos saber que es un servicio en línea de información científica, suministrado por el Institute for Scientific Information (ISI), que es un grupo integrado en Thomson Reuters. Tanto la Web of Science como el DWPI son parte de la ISI Web of Knowledge.

No es fácil decidir qué producto es el que conviene, si merece la pena suscribirse a alguna de las opciones, o mejor se pide a la propia entidad que oferta las bases de datos, que realicen ellos mismos una búsqueda concreta. Eso sí, hay que preparar el bolsillo….

Último comentario de este artículo es recomendar una página web que puede ayudar mucho a desenredar la madeja de los sistemas de búsqueda, las plataformas, comparaciones entre ellas y más, que es www.intellogist.com.

Por si ya nos hemos hecho un buen lío, recordamos – y lo comentamos en el artículo anterior –  que también se puede pedir la búsqueda a nuestra oficina de patentes “de la casa”, para nosotros la española, o a otra, pero que se trata de que queremos ser autosuficientes y de saber qué hay “ahí fuera”, así que continuaremos comentando otras bases documentales y herramientas en artículos sucesivos.

                        Seni Cueto